toda la canción francesa . novedades . sorteos . música para escuchar . boletines . letras

flechaREGALO
flechaEVENEMENT
flechaNOUVEAUTES
flecha...Y TAMBIEN
flechaNOTICIAS
flechaMEMOIRE
flechaTOP 5


Año 3 - N º27 - Julio de 2004
"On connaît la chanson" es el boletìn mensual del sitio www.cancionfrancesa.com.ar, con toda la información sobre la música en francés. Puede recibirlo mensualmente en su casilla de e-mail suscribiéndose al e-mail musifrance@sinectis.com.ar.

Editorial

Esta edición especial llega algunos días después de dos tristes acontecimientos que enlutaron la canción francesa. La semana pasada se anunciaron los fallecimientos de Sacha Distel y de Serge Reggiani, con apenas horas de diferencia. Ambos marcaron la canción francesa de las últimas décadas, y si bien su repertorio no tiene nada en común, sí comparten el haber estado entre los más exitosos embajadores de la música francesa, a nivel internacional, desde los años 60.
A pesar de haber sido uno de los más talentuosos guitarristas de jazz de su generación, Sacha Distel fue sobre todo conocido por sus amoríos con estrellas de cine, entre ellas Brigitte Bardot, y un repertorio de canciones románticas que afirmaron su carácter de galán. Muy pocos eran los que se acordaban de sus inicios como guitarrista en la formación de su tío, Ray Ventura, cuando en los años 90 formó una gran orquesta de swing inspirada en aquella banda mítica de los años 30 y 40. Su repercusión fue notable en Inglaterra y en el norte de Europa, donde consiguió grandes éxitos discográficos en los años 60 y 70.
Serge Reggiani, por el contrario, no tenía nada de un “chanteur de charme”. Era uno de los más emblématicos artistas de la llamada Rive Gauche, y su voz podía tenía un timbre y una emotividad tan particular que hizo olvidar a muchos que antes de ser un gran cantante había sido (y seguía siendo, aunque con menos frecuencia) un gran actor. Fue el intérprete de canciones inolvidables, hechas a medida de su talento: “Le barbier de Belleville”, “L’italien”, “Les loups sont entrés dans Paris”, y tantas otras.
Qué mejor manera de recordar a estos dos artistas que hacerlo con sus propias canciones... Especialmente, hemos incluido en esta edición de “On Connaît la Chanson” dos notas ya publicadas, que presentan las últimas noticias discográficas que habíamos recibido últimamente de cada uno: un disco homenaje para Reggiani, con sus principales temas cantados por algunos de los artistas de las nuevas generaciones, y el último disco que Sacha Distel presentó hace un par de años: una selección de temas en francés y en inglés. Los lectores de la primera hora ya encontraron estas notas en ediciones anteriores, en tanto los lectores más recientes podrán descubrirlas y descubrir estos discos.
No nos olvidamos de las novedades, sin embargo, y hay una nutrida selección de nuevos discos en esta edición. Sin embargo, para no alargar este boletín ni hacerlo tan “pesado” a la hora de enviarlo a sus casillas de correo, este mes, excepcionalmente, no hemos publicado la habitual sección de noticias.
Les recordamos que pueden seguir visitando el sitio, para escuchar fragmentos de los discos presentados. La dirección es
www.cancionfrancesa.com.ar.
También participar del sorteo para probar su suerte y ganar, quizá, algo de música francesa.
Recordamos a nuestros lectores de Buenos Aires que pueden escuchar algunos de los discos presentados este mes en el programa Antena del Mundo, de 18 a 20.00 horas, los domingos en FM La Tribu (88.7 FM).
Buena lectura, buena música, et à la prochaine!

Pierre Dumas / musifrance@sinectis.com.ar


Regalo

El mes pasado ofrecíamos los CD simples de la canción “Où sont-ils donc?”, de Rita Mitsouko (una canción de Charles Trénet, que el dúo interpreta con el Orchestre Lamoureux de París) y el de la canción “Vivre sans vivre”, intrepretada por Yves Duteil y Bïa (la versión francesa de “Samba em preludio” de Baden Powell y Vinicius de Moraes). Estos dos CD fueron ganados por los lectores que nos mandaron los e-mails Nº 35 y 55, que fueron respectivamente: Augusto Otero Díaz, de la ciudad de Bogotá, en Colombia, y Susana Arenes, de Valparaíso, en Chile.
De paso, un saludo para todos los lectores, siempre más numerosos, que participan desde fuera de la Argentina.
Este mes, ofrecemos los CD simples “La positive attitude”, de la cantante francesa Lorie, y “Docteur”, de la quebequense Mélanie Renaud. Estos discos serán para las personas que nos envíen los mensajes electrónicos Nº 50 y 60 con la mención sorteo Nº 27.
Mucha suerte a todos, y no se olviden de su dirección postal, ya que en caso de ganar los discos les llegarán de esta forma.
La dirección para mandar el mail y participar en el sorteo es:
musifrance@sinectis.com.ar.

Evènement

Homenajes a Serge Reggiani y Sacha Distel
Un homenaje para Serge Reggiani
Serge Reggiani es uno de los "monstres sacrés" de la "chanson française". Su voz inconfundible y sus canciones elegidas con inteligencia e interpretadas con talento le dieron fama incluso fuera de las fronteras del mundo francófono. Sin embargo, Reggiani llegó muy tarde a la canción, cuando tenía más de 40 años y ya era una estrella del cine. Fue el descubridor de talentos Jacques Canetti quien lo decidió a grabar en 1965 un disco con temas de Boris Vian: sería un inmenso éxito, que recibió el Premio de la Academia del Disco Charles Cros (se entrega cada año en Francia a las mejores producciones discográficas). Su segunda grabación, de 1966, es incluso uno de los clásicos del repertorio francés. Se trata del disco "Les loups sont entrés dans Paris", cuya canción homónima habla de la entrada de los nazis en París durante la Ocupación. El éxito decreció poco a poco con las siguientes producciones, pero sus espectáculos siempre fueron un verdadero acontecimiento. Reggiani nunca escribió una melodía o una letra para sus canciones, pero supo elegir temas que le compusieron algunos de los más importantes autores, entre ellos Georges Moustaki, Serge Gainsbourg, Jean-Loup Dabadie o Michel Legrand.
A fines del año pasado Trema, su último sello, lanzó un disco homenaje a esta carrera particular pero muy importante. Es un CD de 16 temas con una canción inédita de Reggiani, y 15 de sus temas más importantes interpretados por cantantes franceses, de todos los horizontes musicales, y de todas las generaciones. Renaud abre este homenaje con su versión de "Le petit garçon" (el nenito). Están también Sanseverino, Jane Birkin, el rockero belga Arno, Maxime Le Forestier, Bernard Laviliers, Enrico Macias, el actor Michel Piccoli y su nieto Nicolas Reggiani. En cuanto a los temas, se recorre toda la carrera de Reggiani, con más atención hacia los primeros álbumes. Además de sus dos grandes éxitos, "Il suffirait de presque rien" (no haría falta casi nada) y "L'italien" (el italiano), están "L'absence" (la ausencia), "Sarah", "Votre fille a vingt ans" (su hija tiene veinte años), "Les loups sont entrés dans Paris" (los lobos entraron en París) y otras. Si alguna vez apreciaron una canción de Reggiani, este disco les dará una nueva visión de su obra. Si son incondicionales, este disco les hará sentir el homenaje que acaban de hacerle los artistas franceses. Es un álbum importante, de todas formas, muy superior a las habituales compilaciones de homenaje que se graban con fines meramente comerciales. La canción inédita de Reggiani se llama "Le temps qui reste" (el tiempo que queda), y podría decirse de este CD que es "une compilation qui reste"...
"Autour de Serge Reggiani", compilación, Disques Tréma - 2002

Sacha Distel en francés y en inglés
Sacha Distel es uno de los pocos artistas franceses que durante los años 60 y 70 pudieron desarrollar una carrera a nivel internacional, como Gilbert Bécaud o Charles Aznavour. Su carrera había empezado en realidad a fines de los años 50, como guitarrista de jazz. Durante unos meses se incorporó incluso a la formación de su tío, Ray Ventura, que estaba viviendo sus últimos tiempos, y al Martial Solal Trio. A pesar de tener un verdadero talento como guitarrista, y de haber recibido los mejores augurios de parte de los profesionales del jazz, Sacha decidió volcarse a la canción popular. Su físico de play-boy hizo tanto como sus temas en un público mayoritariamente femenino. En pocos meses consiguió el ansiado éxito, con su primera grabación: "Scoubidou" (el nombre de un pasatiempo muy popular a principios de los 60, que consistitía en trenzar cables de colores). Durante todos los años 60, se encadenarán los éxitos populares, entre los cuales se destacan "Mon beau châpeau" (Mi lindo sombrero), "Monsieur Cannibale" (Señor Caníbal) y sobre todo "La belle vie" (La bella vida), traducida al inglés y cantada por Frank Sinatra, Dionne Warwick y Sarah Vaughan.
Su popularidad lo llevaría a la televisión, donde animó programas muy populares, los "Sacha Shows", que fueron repetidos por la televisión británica, "Sacha's in town". Esta experiencia le abrirá la puerta grande del público anglosajón, para el cual traducirá sus temas. Su popularidad lo llevó a traducir sus temas también a otros idiomas, en particular el español, que le permitió hacer una carrera muy satisfactoria en América Latina, y en la Argentina principalmente (donde fueron editados varios de sus LP). Sin embargo, en los años 70 el éxito va reduciendose, al no contar ya con temas tan populares como en la década anterior. Eso no quita que siguiera siendo un invitado regular a los shows televisivos, por su elocuencia y su físico, hasta que un accidente de tránsito en los 80 lo retira de las pantallas por varios años.
En 1994, Sacha Distel forma una gran orquesta de swing, inspirada en la de su tío (Ray Ventura et ses Collègiens), y la bautiza -a modo de homenaje- Sacha et ses Collègiens. Entre algunas composiciones propias interpretan los grandes éxitos de los míticos "collégiens" de los años 30 y 40. Pero la nostalgia dura un solo tiempo. Esta nueva producción es entonces el gran regreso de Sacha Distel al mundo de la canción. Se hizo con todos los medios: un doble CD, en una lujosa caja que viene con dos libros de presentación. El primer CD se llama "En vers et contre vous", y presenta 14 nuevos temas en francés. El segundo se llama "But beautiful", y contiene 13 temas en inglés. Los temas en francés son todos nuevos, con melodías compuestas por el propio Sacha Distel. En uno de ellos canta a dúo con Dionne Warwick: "Si l'on pouvait arrêter le temps" (Si pudiéramos parar el tiempo). Los temas en inglés son grandes éxitos como "My funny Valentine" y "What a wonderful world". Canta a dúo con Liza Minelli "All the way", y con Dionne Warwick "When I fall in love" y "The good life" (la traducción alinglés de su mayor éxito, "La belle vie").
"En vers et contre vous", "But Beautiful" (doble álbum), Sacha Distel, Prosadis, Mercury Universal, 2003.

Nouveautés / Discos del Mes

Juliette Gréco: siempre Juliette Gréco

Fue a la vez una fuente de inspiración para los Beatles, que la citaban entre las intérpretes que admiraban en sus incios, y la voz que interpretó a los más destacados poetas del siglo XX. Reinó sobre las noches de Saint Germain des Prés durante los años 50 e impuso un estilo que muchas cantantes copiaron: sobriedad, emotividad, interpretación muy personal, selección rigurosa de textos. Pero hay que reconocerlo: desde hace años, sino décadas, Juliette Gréco vivía más que nada de glorias y prestigios pasados. En realidad, desde los años 70 había sido suplantada por las succesivas olas de intérpretes femeninas más a tono con las épocas, más novedosas. Juliette Gréco quedaba como la referencia de una época pasada y de una canción de estilo Rive Gauche, elegante y intelectual, que ya había pasado a la historia.
Hubo que esperar la gran ola de nostalgia y de recuperación que se vive desde hace unos años en la canción francesa, con la revalorización de los grandes artistas de las décadas del 50 y anteriores, para que la noticia de un nuevo disco de Juliette Gréco genere mucha expectativa. Su disco fue publicado a fines de año pasado, y desde entonces recibió una aceptación muy amplia. Su título es a la vez curioso y provocativo: “Quiéranse los unos a los otros o desaparezcan”, una frase que aparece en uno de los temas de este disco. En el objeto, el negro, el color favorito de Gréco, es ominipresente: tapa, fotos, contratapa y hasta el estampado del CD. La voz se nota un poco cambiada, pero la dicción sigue tan clara y emotiva como siempre. Juliette Gréco no cambió nada en su manera de cantar, tan particular.
En total son 14 temas, todos firmados por grandes autores y compositores. El primero, que abre el CD es muy soprendente, porque se trata de una canción escrita por Gérard Manset, un artista que no acostumbra escribir para los demás pero compuso esta vez una extraña pieza musical de recuerdos de infancia. En los demás títulos aparecen las firmas de Gérard Jouannest (que trabajó con Jacques Brel y Jean Ferrat entre otros, para citar sólo dos de los principales creadores de la canción francesa y dar una idea de su talento), Benjamin Biolay, Christophe Miossec, Bernard Lavilliers (que puso en música un poema de Louis Aragon: “La rose et le réséda”) y Serge Gainsbourg.

“Aimez-vous les uns les autres ou bien disparaissez...”, Juliette Gréco, Polydor– Universal, 2003

Têtes Raides: genial aburrimiento
El nuevo disco de los Têtes Raides era muy esperado luego del éxito del álbum precedente, “Chamboultou”, pero sobre todo porque se convirtieron con el paso del tiempo en los líderes del rock realista francés. Una vez más, el conjunto se pone a la altura de las expectativas. Cada canción es como una pieza de teatro. Sonoridades, textos, instrumentos elegidos, melodías e interpretación: no importa cuál sea el costado por donde se aborda cada canción, el resultado es impecable. Todo lleva además una buena dosis de humor y sarcasmo, como lo revela el título del disco (también es el título de la canción que fue el corte de difusión en Francia).
Les Têtes Raides es un grupo de una decena de músicos que se convirtió en un fenómeno masivo solamente con el “boca a boca”, sin ser difundido en las radios y las televisiones gran público. Las influencias del conjunto son tanto Brassens como la música de circo, el rock y el punk, The Pogues, el folklore y la canción realista y cómica de los años 30. Esta mezcla parece muy improbable, y sin embargo el talento de los músicos y los autores de Têtes Raides hace que sea uno de los discos más interesantes del año.

“Qu'est ce qu'on se fait chier!", Têtes Raides, Tôt ou Tard, 2003

Calogero va por el tercero
Calogero fue conocido como compositor antes de decidirse a interpretar sus propios temas. Fue una decisión acertada, porque en un par de años apenas se convirtió en uno de los artistas más populares de Francia. Su música es una pop formateada para la banda FM, pero la diferencia con las legiones de productos similares que se producen cada año en Francia y el resto del mundo está marcada por una voz que pasa fácilmente de una octava a otra, estribillos muy pegadizos y orquestaciones depuradas y clásicas donde la guitarra eléctrica es reina. Calogero es el compositor de sus temas, y los textos fueron escritos por Patrice Giaro, Zazie, Lionel Florence y Pierre Grillet entre otros.
Este 2004 es una especie de “año Calogero” en Francia. Además de la publicación de este nuevo álbum, “3” (el tercero de su carrera de intérprete), y el éxito masivo de “Yalla”, el tema principal del álbum, fue elegido Artista del Año en las Victorias de la Música, y Artista del Año en los NRJ Music Awards (entregados por la cadena FM adolescente francesa NRJ).
Para destacar, en la lista de los 12 temas que componen este disco, un dúo con el rapero Passi: “Face à la mer”.
"3", Calogero, Mercury - Universal, 2004

Blues a la francesa
El blues en Francia tiene sus orígenes en los años 70, con los trabajos de cuatro artistas principalmente: Paul Personne, Benoit Blue-Boy, Bill Deraime y Patrick Verbecke. Con el tiempo, Benoit Blue Boy se orientó hacia la música cadjun y zydéco, y Paul Personne logró imponerse como uno de los principales guitarristas del rock francés, compartiendo escenarios hasta con el mismísimo Johnny Hallyday.
Bill Deraime no logró prolongar el éxito popular masivo conseguido a fines de los 70 con “Babylone tu déconnes”. En cuanto a Patrick Verbecke, acaba de presentar un nuevo disco, como siempre muy influido por América del Norte y sus músicas. Esta vez, el hilo conductor de este nuevo trabajo es Acadia, esa provincia inexistente que fue borrada de los mapas luego de la pérdida de las colonias francesas del este canadiense en el siglo XVIII. Las actuales provincias atlánticas canadienses tienen todavía importantes minorías francófonas que recuerdan y mantienen vivo el recuerdo de Acadia (en agosto se celebrará incluso una gran fiesta acadiana con la presencia de miembros de la diáspora acadiana del mundo entero: Luisiana, Québec, el norte de Estados Unidos, Francia y Antillas).
Patrick Verbecke presenta 11 temas directamente inspirados por esta región de América del Norte y su historia. La mayoría son de su firma, y el blues es ominpresente en las orquestaciones y la manera de tocar de sus músicos. Se destacan, entre las participaciones, las de Beverly Jo Scott, que canta en uno de los temas, la de Francis Cabrel, y la de Slim Batteux en los coros (Batteux es uno de los principales promotores de la culturas indias de América del Norte en Francia y autor de varios diccionarios y libros), sin olvidar la de Karim Kacel, que escribió el tema final del álbum. Hay que señalar también que uno de los temas, “Evangelina”, homenaje directo a la principal figura de la resistencia acadiana frente a los ingleses (Evangelina era una campesina que fue desplazada muchas veces por los ocupantes ingleses y siempre volvió a su granja desafiando la muerte y las prohibiciones, hasta convertirse en el emblema de la resistencia acadiana.

“Echos d'Acadie”, Patrick Verbeke, Dixiefrog, 2004

Y también...

Algunas otras novedades importantes, entre las tantas que salieron en las disquerías de Francia en las últimas semanas. No dude en escribirnos para conseguir más datos sobre ellos.

Les Clones “safety copy” (Epic - Sony Argentina). Debido a la buena recepción que tuvieron durante un ciclo de música electrónica organizado por la Embajada de Francia y la Alianza Francesa en un club de Buenos Aires, este dúo de Djs y compositores vio su trabajo publicado a nivel nacional en la Argentina.
Jacques Dutronc “En Vogue – Best of” (Vogue). Una nueva compilación de este cantante que atravesó todas las décadas desde los años 60 con un notable sentido del humor y la ironía, y que fue a la vez cantante rock y romántico. Todos sus éxitos más importantes figuran en este disco, desde “Les Cactus” hasta “Gentleman cambrioleur".
Métal Urbain “Hommes morts sont dangereux” (Seventeen). La ola de nostalgia que vive la canción francesa desde hace un par de años llegó hasta la ola punk y rock. Luego de la reedición de la obra del mítico conjunto Bérurier Noir hace unos meses, les toca volver a la actualidad a Métal Urbain, conjunto de punks de los años 77-80, que fueron los precursores de la música electrónica..
Francofolies “20 ans, le bel âge”. El festival de la canción francófona organizado por el animador de radio Jean-Louis Foulquier festejaba este año a mitad de julio sus 20 años de existencia. Luego de un festival catastrófico el año pasado (hubo que cancelar espectáculos por huelgas y protestas sociales), el festival se celebró en grande este año en La Rochelle, como siempre. Se editó entonces un disco con los mejores momentos de estos 20 años.
“Gentlemen de Paris” (compilación – FLG Productions). Esta compilación nos devuelve a los años 60, cuando París vibraba al ritmo de los yéyés, el twist y el rock, y cuando los adolescentes preparaban lo que serían las revueltas de mayo del 68. Este disco trae el ambiente musical de aquellos años, con temas e intérpretes muy parisinos. Algunos saltaron luego a la fama, como Antoine, Eric Charden o Jean-Claude Brialy. La mayoría, sin embargo, no logró desafiar los cambios de modas y tiempos. Es también el encanto de esta compilación...


 

 

Informations


Encontrará esta sección de vuelta en la edición de agosto.
.



Mémoire
El primer éxito del siglo XX

Era la Belle Epoque. Era el año 1905. La creación musical y las canciones se estrenaban en los café-concerts, a la vez bares, restaurantes y salas de espectáculos. No había radios y recién se empezaba a vislumbrar la posibilidad de grabar voces y canciones. Los éxitos se medían entonces por la venta de los “Petits formats”, las partituras impresas de las canciones, que la gente compraba para tocarlas en su casa.
En 1905 nació una canción que batió records de venta de estas partituras. El primer gran éxito del siglo, quizá. Y sobre todo un tema que está asociado para siempre con esta época y sirve de cortina musical a la Belle Epoque parisiense para todos. Es el tema “Fascination”, traducido a muchos idiomas y cantados en todas las latitudes.
Su historia empezó en el violín de Fermo Marchetti, el violinista del Café Concert Elysée-Palace de París. Había compuesto una linda melodía, un vals lento como estaban de moda, y su amiga Paulette Darty, una estrella del momento especialista de este tipo de repertorio, le aconsejó encargar las letras a Maurice de Féraudy. Féraudy era uno de los actores más presitigiosos de París, y miembro de la Comédie Française. Pero si era un excelente actor, que la historia recuerda, era en cambio un poeta mucho más humilde. En realidad, sus versificaciones eran más bien pobres y su inspiración muy limitada. Sin embargo, escribía regularmente letras de canciones.
Maurice de Féraudy escribió el texto de “Fascination”, y gracias a su melodía pero también a su letra (muy audaz por cierto para la época: una mujer alaba a su amante y lo extraña), consiguió un éxito fenomenal la misma noche que fue creada en La Scala de París. Con el paso del tiempo su melodía fue asociada para siempre con la Belle Epoque, y pasó a simbolizarla musicalmente. Sus delicados acordes y la melodía romantica coinciden totalmente con la idea más difundida sobre aquellos albores del siglo XX, cuando se creía en la paz y el progreso social y tecnológico.
Las letras, por otro lado, no consiguieron tanta unanimidad. Se cuenta que un día, el Director de la Comédie le pidió a Féraudy leer las letras de esa famosa canción de la cual todos hablaban. Feraudy le pasó el papel, que el otro leyó y le devolvió sin una palabra. A lo que el autor comentó: “El silencio tambien es una opinión!...”.
A continuación, el estribillo.

Je t'ai rencontré simplement,
Et tu n'as rien fait pour chercher à me plaire.
Je t'aime pourtant
D'un amour ardent
Dont rien, je le sens, ne pourra me défaire.
Tu seras toujours mon amant.
Et je crois en toi comme au bonheur suprême.
Je te fuis parfois, mais je reviens quand même,
C'est plus fort que moi... je t'aime!


"Fascionation”. Letra de Maurice de Féraudy y música de Fermo Marchetti, 1905.


AYUDENOS A DIFUNDIR ESTE BOLETIN GRATUITO DE INFORMACION MUSICAL. PASELO A SUS AMIGOS INTERESADOS EN LA MUSICA.
SUSCRIBASE GRATUITAMENTE HACIENDO CLICK AQUI:

TOP 5
SIMPLES / Mejores ventas de CD simples en Francia del 27.06 al 04.07.2004

1. O Zone "Dragostea din tei" - Happy Music - Universal
2. K-Maro "Femme like U" - East West - Warner Music
3 Le 6-9 "Le poulailler"- ULM - Universal
4 Calogero & Passi "face à la mer" - Mercury - Universal
5 Leslie Notre destin" - M6 interactions - BMG


ALBUMES / Mejores ventas de CD álbumes en Francia del 27.06 al 04.07.2004

1. Banda de sonido "Les Choristes" - Marc Music - WEA - Warner Music
2 Francis Cabrel "Les beaux dégats" - Chandelle - Columbia - Sony
3"Raï'n B Fever" compilación - SMALL - Epic - Sony
4 The Cure "The Cure" - Polydor - Universal
5 Calogero "3" - Mercury - Universal

 

©Pierre Dumas
2004